Menú Cerrar

5. MOSCÚ

05-IMG_6915 - IMG_6918.tif

Moscú nos recibió amablemente. Sobre todo por la banda de música de la Armada rusa que comenzó a tocar muy animada justo en el momento en el que nos bajábamos del tren. Sorprendentemente y en contra de lo que nos habían dicho, la gente nos pareció muy amigable y hospitalaria. Por eso no tuvimos problemas para encontrar alojamiento o ayuda durante nuestra estancia aquí.

07-IMG_6929

06-IMG_6922

El primer día, nuestra virtuosa anfitriona nos llevó a un festival de música para universitarios que no quedaba muy lejos del lugar donde nos estábamos quedando.  Tuvimos la suerte de escuchar y disfrutar de la música de una de las bandas de rock más famosas de Rusia, seguido de un impresionante espectáculo de fuegos artificiales. Lo interesante de todo esto es que el evento estaba patrocinado por donaciones públicas, millonarios y gente que colaboró para la construcción de esa universidad. Nos contaron que este festival es uno de los mejores de la zona y que el espectáculo de fuegos artificiales era mucho más impresionante que aquél con el que se celebró el fin de la Segunda Guerra Mundial. Encuentro muy interesante que en un país como éste con un fuerte pasado socialista, una persona o entidad privada pueda organizar un gran evento como éste mucho mejor que un institución pública 😉

IMG_6955

01-IMG_6767

El edificio que aparece en la imagen de arriba – que se parece al Palacio de la Cultura y la Ciencia de Varsovia – es el edificio de una de las universidades más grandes de Moscú y de toda Rusia. Tengo que admitir que todo el campus universitario es impresionante. Hay 7 edificios más como ese en Moscú y también son sede de otras instituciones públicas.

Después del concierto, nos fuimos con nuestros nuevos amigos rusos a la fiesta post-festival que se celebraba en los alrededores de una fuente próxima a la universidad. Por primera vez pudimos sentir lo muy hospitalaria y abierta que es la nueva generación de gente joven, muy diferente de los estereotipos que habíamos escuchado y visto hasta el momento.
Uno de los grandes shocks de este viaje ha sido el hecho de que en Rusia no se puede comprar alcohol entre las 23.00 y las 08.00. Seguro que al leer esto os sorprendéis tanto como nosotros y al principio llegamos a pensar que nos estaban vacilando, pero no, lo decían en serio. Sólo quiero decir que conseguimos suavizar un poco esta norma con la ayuda de nuestro nuevo amigo armenio.  Estoy seguro de que si no hubiéramos sabido un poquito de ruso y nuestro amigo no nos hubiera ayudado, no habríamos podido hacerlo. Como os podéis imaginar no teníamos ninguna bebida “adulta” para el afterparty, pues ya nos lo habíamos bebido todo durante el concierto, pero nuestros amables acompañantes compartieron con nosotros sus suministros.

Después de un par de chupitos, la conversación con nuestros nuevos amigos decayó un poco pero como la mayoría hablaba inglés, pudimos hablar algo más aparte del “cómo te llamas” y “qué música te gusta” y con algunas personas con las que congeniamos más, hablamos de temas un poco más controvertidos. Desde el primer momento que pisé Rusia, me estaba preguntando cuál sería el punto de vista de esta gente sobre el asunto de Rusia y Ucrania y concretamente, sobre Crimea. Lo que es aún más interesante es que casi todos los jóvenes rusos con educación no veían nada malo en ello y consideraban Crimea como parte de Rusia desde hace muchos años. También, el hecho de que habían elegido lo que querían votando legalmente. Por otro lado, era chocante ver como casi todas las personas con las que hablé no tenían nada bueno que decir sobre el presidente actual, Vladimir Putin y a algunos incluso se les revolvía el estómago al escuchar su nombre.

04-IMG_6805

La mayoría de la gente sentía curiosidad al vernos con nuestras cámaras y go-cams, pero tuvimos un incidente con una chica que se acercó muy nerviosa a nosotros y empezó a preguntarnos que qué estábamos haciendo allí, que de dónde éramos, que por qué sacábamos fotos y cuál era nuestra intención con ese material. Después de una breve conversación, un par de chupitos y varios “sto lat” (felicidades), pues decía que era su cumpleaños, se relajó un poco y pudimos tener una conversación más seria. Resultó ser periodista y trabajaba para un periódico ruso. Nuestra conversación derivó en el tema de “los lobos de la noche” – grupo pro-ruso de moteros a los que se les prohibió la entrada en Polonia cuando iban de camino a Alemania para celebrar el “Día de la Victoria”.  Le preguntamos sobre su opinión personal sobre el tema y nos dijo que creía que Polonia había hecho lo correcto negándoles el paso por el país. Le pregunté si había escrito eso mismo en su periódico y por desgracia, para poder mantener su trabajo, tuvo que escribir exactamente lo contrario. Le dije que si se daba cuenta de que lo que había hecho se llama propaganda y ella asintió sin mirarme a los ojos…

10-IMG_7030

03-IMG_6802

02-IMG_6793

09-IMG_7008

© 2019 Carpe Dream. Todos los derechos reservados.

Tema de Anders Norén.